20 sept. 2011

Primeras impresiones (VUELVE)

Tras la inauguración del sábado pasado (17 de Septiembre) y el primer día de visitas, creo que ya puedo empezar a analizar la repercusión y aceptación que está teniendo mi nueva exposición Vuelve.

Parece que una vez más la (ya casi clásica) serie Nunca Fuimos Ángeles sigue llamando la atención de niños y mayores. A los niños les atrae encontrarse con personajes como Mario, Heidi o los Clicks. En cambio parece que lo que sorprende a los adultos en general es que las obras expuestas no sean tan serias como se supone que debería de ser el Arte.


Además, el hecho de encontrase con una sala de Arte abierta al público en mitad de un centro comercial donde se supone que sólo hay tiendas, restaurantes y poco más, les choca bastante. La gente se detiene ante el escaparate preguntándose si este nuevo local es una tienda recién abierta, es un espacio promocional o incluso si habrá que pagar para entrar. Aparentemente parece que el Arte, de primeras, asusta un poco.

La pregunta que más veces he tenido que responder en estos primeros días es ¿Qué es esto? Y la respuesta es bien sencilla, eso es un Espacio de Arte que ha cedido el Centro Comercial para que artistas de todo tipo podamos mostrar aquí nuestros trabajos. Pero no se limitará sólo a exposiciones, también está abierto a todo tipo de actividades culturales como conferencias, charlas, tertulias, talleres, lecturas literarias, representaciones, sesiones musicales,...

Y una vez dada esta explicación parece que el visitante se relaja y agradece que se realicen actividades de este tipo en lugares esencialmente destinados al consumo (y al consumismo).

Pero quizás lo que más me ha llamado la atención es la aprehensión que tiene la gente hacia el valor del Arte. En más de una ocasión, estos días me han dicho frases como "es que el arte no es para mi", "¡cómo voy a comprar una obra de arte para mi casa!", "es que seguro que es muy caro", etc, etc, etc. Definitivamente, el Arte asusta.

Pero una vez que la gente consigue entrar en la sala(aunque a veces parece más un acto de valentía que de curiosidad), preguntar, observar, comentar y descubrir lo que realmente se ofrece, parece que entienden que el Arte no es tan caro, o mejor dicho vale lo que cuesta.



Debido a este problema con los precios he decidido introducir en esta exposición unas cuantas de mis nuevas obras digitales, realizadas en Photoshop e Illustrator, e impresas en papel fotográfico o sobre lienzo. De este modo el cliente puede adquirir una obra única y original en acrílico u óleo por 200, 300 o 600€, o una reproducción de calidad de un trabajo digital por 60€. Pero también puede comprar estas obras digitales al tamaño o sobre el soporte deseado variando proporcionalmente el precio.

Por tanto, como conclusión al análisis de estos primeros días, podría decir que la aceptación, una vez pasado el primer susto, es bastante buena. A veces hace falta llevar de la mano a la gente hacia el Arte, cosa que a los niños no les pasa. A un niño, si algo le llama la atención se acerca y lo disfruta, mientras que un adulto primero analiza por qué le han puesto eso delante y si duda (o no tiene tiempo) sigue su camino y se olvida de lo que ha visto.

Además, como decía una de las visitante "mirar es gratis".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario