19 may. 2013

Repitiendo Encargo

Hace algo más de un año una muy amiga de la familia me hizo un encargo, un desnudo en la linea de algunos trabajos que solía hacer hace tiempo. Fondo neutro, juego de lineas y formas minimalistas monocromas, cuerpo femenino sutil y contenido,...
 
El encargo fue todo un éxito, mi amiga-clienta quedó muy satisfecha con el cuadro. Pero al cabo de unos meses me llamó preocupada, le daba la sensación de que habían aparecido unas arrugas por toda la superficie del cuadro, "como si estuviera plastificado". Por lo que me explicaba por teléfono parecía como si la obra no hubiera estado totalmente seca al barnizarla y toda la pintura se hubiera arrugado con el paso del tiempo. Me parecía algo extraño ya que el proceso de trabajo había sido muy lento, dejando secar cada capa entre sesión y sesión, y además no había utilizado más que óleo.
Pero recordé que, para dar más cuerpo a la obra, además de usar un bastidor de tablas recicladas había aplicado el gesso a base de chorretones, brochazos y golpes de espátula, dejando un fondo irregular de vetas y trazos que mi clienta no había percibido al recibir de obra. 
Esas "arrugas" que casi podrían pasar desapercibidas, acabaron siendo una fijación para mi clienta, asi que, dada la confienza entre nosotros, le propuse rehacer la obra sobre un soporte más tradicional.


Así que le pedí que me enviara la obra original para poder reproducirla sobre un lienzo de medidas similares. En cuanto a la técnica, para no dilatar mucho el proceso de trabajo en vez de óleo opté por acrílico pero  manteniendo la misma gama de colores y los pequeños detalles de sombreado.
Salvo un pequeño cambio de tono en el fondo (el original, un gris más amarillento, y el nuevo, más homogéneo), y una ligera diferencia de proporción, ambas obras son prácticicamente iguales.

En breve entregaré la nueva versión de este encargo repetido a mi clienta, eperemos que le gusten las mejoras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario