4 dic. 2008

Más manchas


Nunca Fuimos Ángeles II va por buen camino. Me gusta el resultado de la ropa, y me gustan aún más los puños. Creo que estoy acercándome a mi propósito, pintar grandes zonas de color que den como resultado una imagen homogénea. Si a esto le añadimos el hecho de que, gracias al frío y a la urgencia, estoy pintado a base de rápidos brochazos menos definidos que de costumbre, el resultado (creo) es un mayor dinamismo de las figuras.

En cambio, Nunca Fuimos Ángeles I no está yendo tan bien. El Domingo hice acopio de huevos vacíos para llenarlos de pintura. El Lunes lo tenía todo preparado y dispuesto para la acción. Llené cuidadosamente los huevos con pintura rosa y amarilla. Planeé bien dónde lanzar cada color, mucha mancha rosa y alguna salpicadura amarilla. Me dispuse a lanzar... y llegó el gran fracaso.
¡¡¡PERO CÓMO PUEDO TENER TAN MALA PUNTERÍA!!!
Sólo un lanzamiento (la mancha rosa central) fue a donde yo esperaba. Los demás, o salieron hacia direcciones inesperadas o ni si quiera llegaron a impactar. Incluso un par de huevos "rebotaron" en el lienzo sin llegar a romperse.
Por lo menos estar primeras manchas me sirven de base. Probablemente continúe la mancha a mano, o sea a pincel, simulando una gran salpicadura rosa y otras amarillas más pequeñas. Creo que podré (o al menos espero) reproducir estas salpicaduras a base de pinceladas y chorreo de hilillos de pintura.
El problema es que también tengo que reconstruir algunas zonas del fondo que no quería que se mancharan, y sobre todo al niño. Aunque tampoco estaba muy convencido de cómo había quedado. Así que, al menos, tengo una segunda oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario