29 nov. 2012

El Largo Proceso Creativo

 Parece que por fin mi Invasores del Espacio está adoptando su forma definitiva, aunque para ello hayan tenido que pasar cerca de dos años y medio. Aunque todavía me queda bastante trabajo por delante, creo que ya no incorporaré nuevas figuras a la escena ya que el diálogo que se ha creado entre ellas ya completa el sentido simbólico y compositivo que buscaba.

 Como siempre, a la hora de componer una nueva obra, parto de una escena básica. En este caso quería jugar con los elementos del videojuego Space Invaders de mi infancia, añadiendo un astronauta gigantesco que sostenía un cubo de rubic incompleto. La idea de fondo era jugar con el significado de "espacio" contraponiendo volumen y planitud, y así dar un nuevo sentido al título.

 Pero, para completar el discurso simbólico, la composición necesitaba más personajes que dialogarna entre ellos. Como siempre, recurrí a persoajes descontectualizados de mi recuerdo, u otros elementos que iban cayendo en mis manos por casalidad.

Una foto de una niña jugando en la playa, un grabado del s.XIX, unos pingüinos. Aunque a primera vista ninguo de estos personajes tengan sentido aquí, en conjunto aportan nuevos significados al cuadro, y en definitiva al los distintos significados del concepto "espacio".

 Durante el proceso creativo y constructivo, iba surgiendo cierta descompenación compositiva entre volúmenes y vacíos (alga también relacionado con el tema del cuadro), lo cual me pedía introducir nuevas figuras. Este fue el caso de la zona superior, en origen sólo ocupada por los "marcianitos" del videojuego pero que no llegaban a tener el peso necesario. Además estas nuevas figuras (como es el caso de la mujer embarazada que ya había utulizado en otra obra) no siempre se superponían en un nuevo plano, sino que las colaba entre las figuras originales y el fondo para alterar la sensación de profundidad. Lo contradictorio es que la escana es muy plana aunque esté formada por numerosas capas superpuestas.
 Los últimos personajes en aparecer fueron pequeños detalles que completaban la escana. Teletubbies observando cómo la niña juega con la arena, Doraemon volando sobre el astronauta, una mano señalando el centro neurálgico de la obra o Yoda asomándose por un lado del lienzo.
 Por cada nueva "aportación" debía añadir ina cama de blanco ayudándome de plantillas para superponer las nuevas figuras. Aunque en el caso de Yoda preferí no hacerlo para poder sacar los tonos verdosos a partir de un fondo negro en vez de hacerlo desde el blanco habitual.
Ahora que la composición parece llegar a su fin sólo me queda rematar algo de color, poryectar varias sombras entre los distintos planos, y siluetear con tinta cada figura para darle un aspecto homogéneo de ilustración

Aunque llegados a este punto no descarto seguir introduciendo nuevos inquilinos a la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario